Siempre saludaba a este vagabundo. Hasta que un día le dio un pedazo de papel…

Esta es una historia realmente conmovedora. Se trata de un hombre llamado Raimundo. Él vivía como mendigo en la ciudad de Sao Paulo, Brazil. Con 77 años de edad, estuvo vagando en las calles alrededor de 57 años. Pero Raimundo no era un hombre de la calle cualquiera, a pesar de su aspecto, la poca higiene personal y los harapos que vestía, él siempre tuvo una pasión: escribir. En su lugar llamado La Isla, rodeado de basura, en el tráfico vehicular de esta gran ciudad, Raimundo nunca dejó de escribir poemas.

impactante

Los años fueron pasando y él seguía en la misma situación hasta que un día una mujer de buen corazón decidió acercarse al lugar donde se encontraba aquel hombre y comenzó a tener una conversación con él. Rápidamente se dio cuenta que aquel no era un vagabundo común. Él le hizo saber que escribía poemas y le dio algunas hojas que tenía para que ella los leyera. Shalla, como se llama la mujer, se quedó impresionada y decidió que para tratar de ayudar al señor y en honor a su arte crearía una página de Facebook donde publicaría los escritos de Raimundo. Era lo mínimo que podía hacer.

Poco a poco la página se hizo más y más famosa al punto de que la gente se acercaba al lugar donde estaba Raimundo para conversar con él. Lo mejor de todo es que un día Shalla recibió un mensaje de alguien que decía ser hermano de Raimundo y quería contactar con él. En efecto fue así, y este hombre se conmovió al ver las condiciones en que se encontraba su hermano. Así que decidió llevarlo a su casa. Allí vive con su familia desde hace algún tiempo y muy pronto le harán sueño realidad: publicar un libro de poesías.

Raimundo siempre firma sus poemas como El Condicionado.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close