La barriga de esta chica empezó a crecer TRAS el embarazo. Al cortarla, los médicos empezaron a hacer fotos con sus cámaras

La historia que leerán a continuación dejó a todos impresionados. Yulia Selina es originaria de San Petersburgo, Rusia y tiene 34 años. Hace poco, dio a luz un pequeño de nombre Dima y completó su pequeña familia junto a él y su otra hija.

1

Aunque la ya experimentada madre quería un parto normal, el pequeño Dima estaba en una posición que no le permitía nacer de esa forma, por lo que los doctores recomendaros que mejor se practicara una cesárea. Así fue. Yulia accedió para que el bebé no sufriera complicaciones. Lo que ella no sabía es que apenas comenzaría a vivir un terrible infierno.

2

 

El pequeño Dima nació sano y sin ningún tipo de complicaciones. Pero Yulia, poco después de que le practicaron la cesárea comenzó a sentir fuertes dolores en el vientre. Su barriga comenzó a hincharse al punto que llegó a estar tan grande como cuando tenía 9 meses de embarazo. Los dolores eran cada vez más agudos y cada movimiento traía consigo punzadas aún más fuertes. En principio Yulia creyó que era algo normal por la cesárea, pero comenzó a preocuparse cuando no podía ni sentarse por el dolor que tenía en el vientre. Los médicos le decían que era algo normal e ignoraban los comentarios de la joven madre.

3

La cúspide del desespero llegó cuando Yulia comenzó a sentir fiebre. Fue justo en ese momento donde decidió hacer más presión para que la atendieran, pues comenzó a pensar que de no resolver esa situación rápido, sus hijos terminarían creciendo sin mamá. Tras más de un día de agonía, Yulia logró ser ingresada en otro hospital. Le realizaron un eco y notaron que había una gran cantidad de líquido acumulado en su barriga y un “objeto extraño”.

4

Los médicos programaron de inmediato una intervención quirúrgica. Tras 5 horas en quirófano los doctores drenaron más de 2,5 litros de pus de su vientre y sacaron una sábana de quirófano de su interior. Cuando le practicaron la cesárea los otros médicos habían olvidado el material dentro de su cuerpo. Todos en la sala se mostraban sorprendidos y no dejaban de fotografiar la sábana que estaba en el vientre de Yulia.

5

Al despertar de la anestesia y observar lo que le habían extraído, Yulia comprendió que había sobrevivido por un milagro. La joven no dejaba de cuestionar la irresponsabilidad y la mala praxis médica de los doctores que la habían intervenido anteriormente.

Sin embargo, Yulia intenta perdonas a los cirujanos que atendieron su parto, pero dice que al pensar en su familia y en el futuro que pudieron haber tenido sus hijos, siente la necesidad de tomar cartas en el asunto. La joven está recibiendo ayuda legal por parte de algunos abogados para denunciar al centro médico donde fue atendida y evitar que esa situación se repita con otras personas. Por ahora, Yulia dedica su tiempo a pasar tiempo con sus pequeños y aunque fue un mal momento el que vivió, piensa que lo importante es que aún tiene la oportunidad de vivir y ver a sus hijos crecer.

6

Sin duda alguna esta es una historia asombrosa de los efectos que puede llegar a tener una mala cirugía. ¡Comparte esta información con tus amigos!

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close