Esta pareja tenía experiencia, por eso entendieron el comportamiento de aquel joven….

Si algún  trabajo está catalogado como difícil es el que se realiza en un   restaurant a todo nivel, desde el cocinero, el chef, los ayudantes, las cajeras y los mesoneros ni se diga.  Estos personajes son los chivos expiatorios de todos los buenos y malos servicios que se prestan en este recinto.

Si la comida es mala, si el tiempo de atención es largo, si hay aire acondicionado, si el café esta frío y cualquier cosa inverosímil que pueda suceder el mesonero o mesonera son los que dan la cara y aguantan todas las quejas y maltratos de los clientes.

La buena organización administrativa y operacional del restaurant ayuda sobremanera al trabajo de estas personas.  Para incentivar a los dueños de restaurantes en todo el mundo se está aplicando un gran incentivo y es el asignar estrellas de la buena mesa, para que guiados por una serie de reglas y parámetros tratan de destacar en calidad, servicio, creatividad en sus menús y esmero en  la preparación de los platos que sirven.  Esto es un incentivo no solo para  los locales de comida sino también para el turismo en la zona, pues de ello depende que una zona sea más visitada que otra.

En la gran mayoría de países europeos se aplica esta guía de estrellas Michelin, en Japón, China y en América del Norte.  En Latinoamérica en los últimos años del siglo pasado comenzó a esbozarse un insípido interés  por este tema y eran muy pocos los locales que contaban con una o dos estrellas Michelin, sin embargo a medida que ha pasado el tiempo los países que quieren hacer del turismo una gran fuente de divisas para sus arcas,  están poniendo mucho más interés cada día en adquirir fama y estrellas para sus locales.

Pueden existir restaurantes de gran lujo en sus instalaciones y contar con pocas estrellas, como también se han dado casos de restaurantes muy sencillos que pueden tener varias estrellas, pero eso depende de su organización y manejo impecable.

res

La historia que te contamos a continuación tiene que ver con una pareja de mesoneros que por muchos años trabajaron como camareros.  Decidieron publicar en Facebook la historia de lo que vivieron en el restaurant de Sushi que eligieron por haber ido en otras oportunidades y donde servían muy buena comida pero el servicio era pésimo.  Esta pareja de nombre Makenzie y Steve Schultz originarios de Iowa, esa noche observando todo lo que acontecía en el restaurant mientras esperaban.

Tardaron más de veinte minutos en traer el agua a nuestra mesa, aproximadamente 40 minutos para el aperitivo y más de una hora para traer el primer plato.

Pero en ningún momento estaban molestos, eso les trajo recuerdos de cuando ellos trabajan como mesoneros mientras estudiaban en la Universidad.  Ellos comprendían que los mesoneros quieren tener ella mayor cantidad de mesas pues de ello depende el tener mejores propinas.  Pero si los que están en la cocina y barra no se organizan el mesonero no puede dar un servicio eficiente a sus clientes.

Sin darse cuenta del tiempo que había pasado pidieron la cuenta y la propina que le dejaron al joven mesonero lo dejo sin palabras 100$.

rest

La pareja recalco en Facebook que no hacia el comentario para darle mala fama al restaurant, sino para que las personas siempre tengan en mente de donde vienen y que a la hora de criticar nos concentremos en tratar de entender un poco al ser humano que se encuentra del otro lado y que circunstancias pueden estar a afectándolo.

Ellos se conocieron en ese restauran y por experiencia propia saben cuan duro es trabajar allí.  Su gesto debe ser imitado por muchas personas que lejos de construir destruyen a los demás que quieren hacer bien su trabajo pero las circunstancias no lo permiten.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close