Ella pensaba que su marido y su hija hacían el desayuno. Sin embargo, lo que la madre vio le puso el corazón a mil

Las maravillas que nos brinda la vida se nos pueden presentar de mil maneras inesperadas que nos roban el aliento y nos dejan meditando sobre el verdadero significado de la vida y la felicidad. Muchos sabemos que la base para la felicidad eterna está en encontrar lo mágico de las pequeñas cosas cotidianas y dejarnos inundar de los detalles mínimos que nos fascinan y nos dejan con una sensación de ligereza en el pecho, como si camináramos sobre una nube.

No hace falta tener grandes propiedades, carros lujosos ni mucho menos millones de dólares en nuestras cuentas bancarias para disfrutar de las pequeñeces que nos da la vida. Simplemente debemos ser observadores y no perder nunca la capacidad de asombro que nos permite alegrarnos con cualquier acción que venga del corazón.

Eso fue lo que comprendió una madre una mañana como cualquier otra cuando se despertó y se percató que su esposo no se encontraba a su lado. En el camino a la cocina se asomó al cuarto de su pequeña hija y se percató que ella tampoco estaba en su cama, por lo que dedujo que ambos debían estar juntos haciendo de las suyas. Siguió su recorrido y cuando cruzó el portal que la llevaría a la cocina de la casa quedó helada con los ojos enormes al ver la escena que tenía frente a ella: Su esposo y su hija estaban preparando el desayuno juntos despreocupados del mundo y muy felices compartiendo un momento familiar tan sencillo como preparar la comida del día. 

Como los cómplices cocineros no se habían percatado de la presencia de la madre, ella decidió regresar a su cuarto a buscar una cámara filmadora para grabar en video la conmovedora y muy divertida escena de las dos personas que más amaba cocinando mientras cantaban, bailaban y jugaban entre ellos.

Cuando empezó la filmación el esposo se percató de la presencia de la mujer grabando la escena. Sin embargo, fingió que aún no lo sabía y continuó su actuación cargando a la pequeña en brazos mientras ella reía despreocupadamente y con mucha alegría. Luego, ambos empezaron a bailar algo similar al vals como si se tratara de un gran baile de salón y daban giros por toda la cocina intentando no tropezar con el desastre que habían hecho. La mujer lloraba de la emoción al ver la conmovedora escena que su esposo y su hija le regalaban.

El video dura a penas unos segundos pero es tan conmovedor que deja a más de uno con lágrimas en los ojos al ver una escena tan común convertirse en un pequeño espectáculo de amor entre una pequeña familia. Fue compartido en las redes sociales por la mujer quien, orgullosa de la familia que le tocó, no dudó ni un momento en demostrar que aún quedan padres cariñosos y dispuestos a darlo todo por sus hijos.

Disfruta de los pequeños regalos que te da la vida y no dejes que el trabajo o los problemas cotidianos de la vida te alejen de tu familia, los seres que más te aman y con quienes puedes compartir momentos inolvidables. Con acciones tan simples como esta puedes alegrarle el día a más de uno así que sonríele a las oportunidades y disfruta de la simpleza de estar vivo junto a personas magníficas que te enseñan lecciones de humildad, amor y respeto a cada momento.

 

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close